Archivo de la etiqueta: Nuestros tops

Las peores tortillas de patatas

Para empezar reconozco que en cierto modo este post es un plagio, Capel ya está escribiendo sobre lo que no le gusta, con especial insistencia en aceites setunos y tufillos insidiosos. Para seguir reconozco que sobre la tortilla de patatas se han escrito enciclopedias y por último reconozco que no es mi plato preferido, aunque me gusta.

Escribir sobre las peores tortillas de patatas me ha parecido original, sobre las buenas no se para de hacer rankings, el “síndrome de la ensaladilla“ lo llamo yo. Y además es muy fácil porque todo el mundo puede opinar. No pretendo hacer una investigación exhaustiva, pero sí creo que puedo aportar cierta metodología a los futuros investigadores sobre el tema. Se trata de segmentar según criterios mas o menos generalistas e identificables por el vulgo vulgaris. Podríamos denominarla “la técnica del Club de la comedia. En este caso elegimos cuatro “reasons why”, o “porque síes” -en castellano antiguo- para clasificar las peores tortillas de patatas del mundo. Las enumero a continuación:

*Comodidad

*Tradición

*Tendencia

*Localización

Empecemos a definir -porque cada una es como es y Dios en la de todos- el racional que sustenta tan atrevida clasificación. De qué maneras y formas llegamos a conclusiones tan atrevidas. El método a seguir es muy científico pongamos un ejemplo de cada una, ni mas ni menos… y con fotos:

*Comodidad

Es algo tan simple y común hoy en día que me da vergüenza hasta reseñarlo: la tortilla “Área de Servicio”. La habremos sufrido todos en nuestras vacaciones, normalmente se presenta en forma de balancín entre dos trozos de pan. Me ha sido imposible identificar la técnica mediante la cual consiguen ese mazacote acartonado, ni la huevina, ni la patata cocida ni el microondas, justifican semejante engrudo, pero sí me han comentado los supuestos cocineros que la perpetran que es comodísima de hacer.

Es devorada con fruición por legiones de jubilados y estudiantes, un caso extremo de segmentación por edades, los que estamos entre medias preferimos un Donuts con descafeinado de sobre. Foodies nos llaman ¡¡¡ja!!!.

Tortilla1

*Tradición

Entramos en un terreno sumamente delicado, me voy a meter con la cocina de las abuelas, ¡ni Capel se atreve a tanto!, pero el segundo puesto de las peores tortillas lo ocupa la afamada “Tortilla paisana”, auténtico mazacote multicolor de anchura superlativa, textura coriácea y receta familiar. Por favor, iluminadme, ¿qué abuela nuestra ponía guisantes , trigueros, setas, pimientos verdes, pimientos rojos, chorizo ¡picadito!, jamón¡también picadito!, calabacin, cebolla, ajetes, puerro y zanahoria? La mía no, desde luego. Este engendro ha derivado en algo como muy racial, la foto lo dice todo ¡si es que es nuestra enseña nacional!.

Tortilla2

*Tendencia

En este caso tengo dos buenos ejemplos. La tendencia dominante es la de la tortilla líquida, que desparrama toneladas de yema por el plato y se puede tomar con pajita. Es curioso, tanto la cocina moderna como la tradicional adoran actualmente este concepto de tortilla sorbete: los gallegos con el “al estilo de Betanzos” y los modelnos con la “deconstruida”. Ambas sopas de patata con yema me parecen detestables ¡no demonios”, nos gusta babosilla, jugosa, pero que se coma con tenedor, la cuchara en la tortilla de patatas solo es válida para remover el cafelito de después.

Tortilla3

*Localización

Por motivos sentimentales la he incluido en el último lugar del ranking, pero tal vez debería ocupar el primero. Estoy hablando de las tortillas que los españoles que nos encontramos lejos de nuestra tierra nos empeñamos en cocinar para asombrar a nuestros anfitriones extranjeros y que indefectiblemente conducen a un desastre gustativo, a una cocina ajena (pobres anfitriones) al límite de la cochambre y a un gasto de aceite de oliva brutal. Este último punto debería ser considerado como positivo, pero no, normalmente el aceite que se utiliza está envasado en Italia y se lo han clavado a 15 euros el litro a los pobres guiris.

Este atentado gastronómico es ejecutado por Au pairs o por Erasmus, nuestras embajadas son incapaces de poner freno a semejante destrozo de nuestra imagen como supuestos líderes mundiales de la gastronomía. Los gabachos en este tema son mas eficaces ¿Alguno habéis oído hablar de un o una estudiante francés o francesa que haya perpetrado un pot a feu o un canard a l´lorange en domicilio o domicilia ajeno? No, nunca, los franceses son respetuosos con su cultura y no la dejan en manos de cualquiera.

Nosotros no, los españoles nos enorgullecemos de esos desastres e incluso colgamos en las redes sociales los nefastos resultados, obsérvese en la fotografía adjunta dos estudiantes españolas en Canadá en plena acción , una de ellas al menos muestra en sus gestos ciertos signos de arrepentimiento por el desastre, la otra se parte de risa ante la desgracia ajena de la cual se desmarca (muy hispano también).

Tortilla4

Sin tener en cuenta el indudable atractivo físico de ambas, posiblemente heredado por vía paterna, espero que coincidáis conmigo en que dejan nuestra gastronomía a la altura del betún… ¡¡¡y nos quejamos de la Michelin!!!

Y ahora que los investigadores serios sigan la senda marcada y nos iluminen con mas ejemplos.

82 comentarios

Archivado bajo Gastronomía