En el descuento

20130621-105425.jpg
En los restaurantes de Madrid la crisis había devenido en un montón de locales vacíos que, tras mal vivir durante un par de años, acababan cerrando. La reinvención para evitar la agonía había consistido en recortes en la longitud de los manteles, abrir bares de pseudo alta cocina y ofrecer un servicio cada vez más informal. Cambiando todo para seguir facturando lo mismo, parecía que los empresarios preferían cerrar a hacer lo más obvio: bajar los precios. Y así, barajando los fotogramas diarios de cierres, se podía ver una película en la que el tejido gastronómico de la capital se destruía. Enmascarados por el velo de unos pocos sitios capaces de sobrevivir -“crisis, ¿qué crisis?”- como si nada hubiera pasado, quedaba un pelotón enorme que, sencillamente, esperaba como un cordero a punto de degüello a que el banco dejara de refinanciarles la deuda.

Sin embargo hace unos meses, silenciosamente, un par de empresas empezaron a lanzar cupones de descuento, incluso de un 30%. El concepto, común en otros negocios -líneas aéreas u hoteles, por ejemplo-, parecía arriesgada, ¿cómo podría funcionar que dos clientes pagaran un precio diferente por comer lo mismo, con el mismo servicio? A tientas, con miedo al riesgo que supone el agravio comparativo, al principio sólo se apuntaron una decena de sitios. Poco a poco, como la grieta del pantano que se va haciendo grande por la presión del agua, la lista se ensanchó, incluyendo a casas que habían sido una referencia en la capital durante décadas o negocios nuevos a los que la depresión les pilló con el pie cambiado, sin llegar a consolidar nunca una clientela habitual.

La idea funciona, conozco decenas de personas que la usan con frecuencia. Hace un par de semanas, en una comida de negocios, quien se hizo cargo de la cuenta en lugar de esconder que había reservado con un cupón se jactó de ello. Algo que hubiera sido impensable hace años, en la época del taco. Adicto, al punto que nos contó que no iba a ningún sitio que no ofreciera un buen descuento. Porque el concepto tiene un lado perverso, aquél que paga un 30% menos por comer en un sitio, raramente volverá considerar pagar el precio de carta, no en ese restaurante, sino en cualquiera. Se crean castas de clientes, los enterados y los inconscientes, los que en tal sitio tasan un cubierto en 50 y los que lo hacen a 70.

En el descuento, han invocado al martillo de Thor, una herramienta agresiva, poderosa y que probablemente no tiene marcha atrás. Un giro inesperado de los acontecimientos que supongo va a conseguir que unos cuantos de los sentenciados a cierre puedan seguir adelante. Y también una distorsión en el mercado, por la deflación encubierta que se extiende imparable y que terminará afectando a los que no ofrecen cupones si pierden a aquellos clientes atrapados por los descuentos. La depreciación es extraña, parcial, en lugar de una caida suave y continua ha llegado abrupta y sin avisar, como nuestras bajadas de sueldo.

24 comentarios

Archivado bajo Gastronomía

24 Respuestas a “En el descuento

  1. En el último párrafo está el quid de la cuestión. Como todo el mundo quiere ahora que todo sea “low cost” nuestros sueldos serán “extra low cost” y al final va a consumir Rita…

  2. Licenciado Vladimiro

    Buen artículo.

  3. Gracias, Licenciado.

  4. Licenciado Vladimiro

    Yo nunca he utilizado los tickets éstos…no me gustan los restaurantes que suelen tenerlos, y además hay que estar al quite de cuándo son las ofertas y cuándo no. De hecho creo que me han echado de Club Kviar por no consumir.

  5. Licenciado Vladimiro

    Mira, por hablar…acabo de reservar con un 30% de descuento en ESPAI KRU…a un mes vista!

    Se ve que las amenazas de expulsión de tan exclusivo club por no consumir eran en balde…

  6. Oportuno post, Carlos.

    Hay varias cosas que me gustaria comentar, por una parte el tema de los precios, en una tiempo en que “gastrobares” con un servicio de bar, mesas sin mantel y ambiente desenfadado siguen con precios severos para muchos ciudadanos pero que de alguna forma por su apariencia informal o porque es posible comer a base de croquetas en lugar de carne y pagar “menos” que en un sitio “formal” se petan; eso si, con copas Riedel y GT desde los 10 a los 15€.
    Luego el tema de los descuentos, a mi personalmente me da la impresion que me estan engañando, y que si el de al lado come al 30% o al 50%, yo estoy pagando de mas; y leyendo los comentarios de Kviar por ejemplo, la sensacion es “si no fuera por el descuento seria caro, este es el precio normal” y nos acostumbraremos, como dice Carlos en el post, a descuentos y a bajadas de precio. Dicho lo cual tengo reserva en Espai Kru y en otoño es probable una visita a Horcher.
    Creo que seria mas sensato hacer ofertas o cartas en funcion de horarios y dias, en una interpretacion de la oferta/demanda y como hacen en los paises anglosajones con los menus de mediodia y cena, con diferencias de precio realmente importantes (tambien es cierto que nuestra cultura a la hora de comer al mediodia es muy diferente). Pero una carta al mediodia, una oferta entre semana, seria mas igualitario, con precios en la puerta y en la carta, no en una web que quizas no vea y sea yo el pardillo que pague un 30% mas de lo debido.

  7. Licenciado Vladimiro

    Yo estoy por reservar en Via Véneto con Kviar…aunque – llamadme hidalgo – me da mucha vergüenza aparecer por allí con el descuento…

  8. Ainur, ese menú a medio día, una oferta diferente a la comida de la cena, hubiera sido lo natural. Pero yo creo que en algunos casos el momento es casi desesperado.

    Licenciado, yo voy a reservar en Vía Véneto con CKviar, pero será en otoño. Ahora se me hace bola. Con Horcher en breve.

  9. De esto lo que más me hace pensar es esa diferencia entre el cliente con descuento y sin él, que casi siempre será por desconocimiento; todos procuramos pagar lo mínimo posible. A partir de ahí, y sin más matices que diferencien el descuento del resto, creo que los sitios se están pegando un tiro en el pie, al menos los de más pretensiones. Yo, desde luego, no volvería a un sitio para pagar por su menú “grande” cuando hay otro muy poco menor por poco más de la mitad, me limitaría a visitarlo en las “rebajas”.

  10. No me gusta. ¿De dónde sale ese descuento? Si ahora la cuenta es un 30% menor, ¿es que antes estaba inflada un 30%? No dejaría de ser más un inmoral engaño. Si no es así, ¿de dónde sale ese descuento? ¿pierden dinero buscando fidelizar? Si la pretensión es fidelizar de esa manera es una forma de ahorcarse como otra cualquiera. Los gastos siguen siendo los mismos. Materia prima, sueldos, los gastos fijos (material y facturas varias…).

    Saludos,

    Jose

  11. Juanjo

    Enhorabuena por el post Carlos. Tema muy de moda.

    He usado estos descuentos y salvo para sitios importantes como probar Horcher, no creo que vuelva. Al final en sitios “majos” como Quintana30 o Maldonado14 por poner dos ejemplos pagas lo mismo que en un sitio de calidad con menú del día, sirva Viavelez o incluso El Bohío como ejemplos con menús del día por 27 € (creo recordar) con calidad y cantidad de primera.

    Hablando de El Bohío, ayer estuve por allí. Restaurante a tope. Con Masterchef lo están petando. Me alegro por ellos. En cuanto a la comida, bebida y trato al nivel acostumbrado, sobresaliente. Menú de 49 €. Dos entradas, pescado, carne y postre. además de aperitivos y trufas para el café. Morteruelo y ropa vieja, Bacalao y Cordero. Platos conocidos, clásicos que no pueden dejar de dar.

  12. Anónimo

    Por lo que se,el 30% de descuento sale o de cantidades o de calidad pero desde luego no comes igual que el pardillo que pago mas.
    aloque

  13. Despedimos la temporada de catas con una confrontación Huet-Foreau:
    Vouvray Sec Foreau 2010
    Vouvray Sec Foreau 2005
    Vouvray Sec Le Haut Lieu Huet 2005
    Vouvray Demi-sec Foreau 1997
    Vouvray Moelleux Le Haut Lieu 1ère Trie Huet 1997
    Vouvrauy Moelleux Foreau 1996
    Vouvrauy Moelleux Foreau 1993
    Vouvray Moelleux Le Clos du Bourg 1ère Trie Huet 1990
    Vouvray Moelleux Réserve Foreau 1989

    Me voy a pasar el verano con buen sabor de boca🙂

  14. Anónimo

    “Así me pagan todos estos años de servicio de representación a mi país”, ha afirmado Arola en declaraciones a Efe.

    la calidad no es cara

  15. Anónimo

    Se extravió la mitad de mi comentario anterior. Es que amén de soportar deudas de los impresentables ineptos y otras hierbas que manejan la Administración del Estado y Autonomías, tras haber pagado en 2012, un huevo y medio de IVA, cotizaciones a la Seguridad Social, mantener puestos de trabajo y pagar salarios puntualmente y casi 40.000€ de IRPF, lo de este tío es un escupitajo a la dignidad de un buen puñado de españoles que hacen por su país tanto o más que él y, además, ni se pavonean, ni salen en los medios de comunicación, ni chuleanal personal y pagan religiosamente a la AEAT, Seguridad Social y proveedores. Vomitivo el tipo.

  16. DexterMorgan & OliviaDunham

    Al hilo… precisamente “Gastro” fue uno de esos que hace unos meses estuvo “de ofertas” con descuentos interesantes no?, mamma mia! un dos estrellas rebajando un 40% su menú!! ¿?¿?¿?

    Nosotros, algo más ‘tralleros’, somos más de Laredo, Lakasa, MiyamaCastellana, PuntoMx, Viavelez… a ver… a ver .. Lástima! en estos no hay ofertas que valgan jaja!, y no tienen problemas de clientela, como decía alguien en este mismo foro ¿porqué será?

    (¿si acaso a Viavelez no le vendrían mal algunos clientes más?)

    por cierto ¿ande es la subasta esa de hacienda con los vinos del “Gastro”? jiji

    pd: ¿algún alma caritativa que nos introduzca en clubkaviar por enchufe/invitación? Lo de Horcher ha captado ENORMEMENTE nuestra atención

  17. Licenciado Vladimiro

    Dexter, pídele al jefe que te mande mi email. Tengo muchas invitaciones.

  18. DexterMorgan & OliviaDunham

    Muchas gracias Licenciado Vladimiro!!

    No tenemos problemas en poner uno de los nuestros:

    slidedownbysurfaceofthings@gmail.com

    Y si vienes por Madrid, avísanos, tienes en nuestra casa una botella de AOVE de 500ml de nuestra cooperativa preferida de Bailen (Jaén) por tu generosidad de darles a unos desconocidos anónimos una de tus invitaciones! (es que mandártela a Barcelona me va salir más caro que la propia botella! jeje… o si tienes algún contacto en Madrid se la podemos dejar a el… bueno, ahí lo dejamos!)

    Aprovechamos también para agradecerte todas tus aportaciones y sitios en Barcelona!🙂

  19. LaIna

    Carlos, ya nos contarás a ver qué cara y qué trato te dispensan en HORCHER con descuento. Espero por su bien que el mismo que a cualquiera… por que si no se estarán pegando un tiro en el pie, aunque con estas casas nunca se sabe.

    Semejante a aquellos menús de la semana gastronómica por €25. Todavía me estoy acordando de la Cocina de Maria Luisa, su infame menu y su mal servicio. Evidentemente no he vuelto.

  20. Anónimo

    Frase para esculpir en bronce del Ministro Montoro: “Así es la vida”.

    Claro, y los miles de tunantes que “cometen errores” y cobran pastón (hasta los mileuristas cobran en exceso porque no trabajan) de los organismos públicos… se lo toman al pie de la letra y hasta los cocineros se quejan.

  21. En 20 días, a El Portal de Echaurren. Va a ser el primer estrellado de mis criaturas

  22. Anónimo

    ¿He aquí un euro funcionario sin complejos?

  23. ¿A qué te refieres, Anónimo?

  24. Anónimo

    Carlos, no soy ése e ignoro a quien señala, pero la cautela en determinados momentos es imprescindible … porque quien se pica ajos come. Dice el refranero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s